ACRO / ACROYOGA

“Una disciplina física inspirada en el arte circense acondiciona el cuerpo a través de movimientos armónicos que conjugan la fuerza con la resistencia a la gravedad. Una experiencia de altura para todas las edades.”

 

Equilibrio de cuerpo y mente

La practica consiste en superarse. Paso a paso el Instructor acompaña al alumno a vencer todos los temores. El practicante se va desbloqueando y consigue sentirse mas seguro. La diversion y el entretenimiento propios de esta disiplina, son un componente fundamental para conseguir la auto-confianza. Luego de un tiempo, resulta sencillo y asombroso realizar posiciones y movimientos acrobaticos que superaban cualquier espectativa.

 

Activación muscular

El trabajo acrobático pone en movimiento toda la musculatura corporal, es un ejercicio funcional de alto impacto donde el abdomen, las piernas y los brazos se reafirman al mismo tiempo con movimientos en contra de la fuerza de la gravedad, en los cuáles existen principios de técnicas como el yoga, las artes marciales, que mejoran la fuerza, la flexibilidad y la coordinación.

En ese trabajo físico existe la ventaja, sobretodo para las féminas, que los brazos logran adquirir firmeza, combatiendo así la temida flacidez: todos los ejercicios ponen a mover las piernas, y el abdomen es también relativamente fácil de reafirmar con ejercicios específicos; las mujeres logran una definición armónica sin músculos inflados porque se trabaja con el peso del cuerpo.

Un punto a destacar es que esta tonificación corporal se logra de forma simétrica siempre y cuando se trabajen, con igual intensidad, ambos lados del cuerpo. Siempre cuidamos de hacer igual ejercicio del lado derecho que del izquierdo, aunque sea normal tener más destreza de uno que del otro.

 

Sin limite de edad

La acrobacia china permite innumerables destrezas, que incluyen saltos, posiciones fijas, formas con compañero, y  hazañas que parecieran imposibles para una persona sin entrenamiento previo, sin embargo, no es tan difícil como parece: “Una persona, hombre o mujer, que nunca se haya subido a un trapecio común y que jamás haya realizado una acrobacia, puede hacer un excelente trabajo a los tres meses de recibir clases”.

Los niños a partir de los 6 años de edad y las personas de la tercera edad también pueden disfrutar de los beneficios de esta disciplina. A las personas con miedo a las alturas o de edad muy avanzada les recomendamos comenzar con Yoga, el cual tiene un desarrollo interno remarcable y se practica sobre colchoneta.

 

Control de Seguridad

Experimentar la sensación de volar es posible a través de este arte, pero hay precauciones que no se deben dejar de lado. En primer lugar, el uso de la colchoneta para amortiguar posibles caídas; y en segundo lugar, el uso de ropa adecuada que evite la rozadura de la tela contra el cuerpo en los momentos de deslizamiento, ya que si no se toma en cuenta este factor las axilas, los brazos y las piernas pueden sufrir incómodas quemaduras de contacto. Los instructores y colaboradores brindan la seguridad necesaria para que el alumno pueda desenvolverse de manera cómoda y tranquila.

Historia

La acrobacia china es un arte con una historia milenaria. En los tiempos de Las Primaveras y Los Otoños (siglo XI A.C. al 221 A.C.), ya existían magníficas representaciones acrobáticas. Durante la dinastía Han (221 A.C. al 220) la acrobacia china, conocida como Cien Juegos, contaba ya con una forma bastante definida. Después de la dinastía de los Jin del norte y del sur (189-589), la acrobacia pasó a llamarse Sanyue, con programas más variados y de mayor envergadura. Bajo la dinastía Song (960 – 1279), la acrobacia no es más un arte noble destinado solamente a la Corte, sino que deviene diversión popular. En la actualidad la Federación Mundial de PaKua brinda la practica abierta y libre para cualquiera que busque un desarrollo físico e interno a niveles nunca antes pensados.

Los acróbatas chinos son mundialmente reputados por su agilidad y destreza. En PaKua buscamos conjugar la disciplina interna que brindan las artes marciales, en una práctica distendida que apunta al autodescubrimiento, la autosuperación y el fortalecimiento en diversos planos.

En el folclore pekinés, la acrobacia se considera como un arte grandioso. Muchos de los célebres acróbatas salen del Puente del Cielo, donde se concentran las tropas de acróbatas desde la época de la dinastia Qing (1644). El Gran Circo de Pekín, originario de este barrio, está formado por un grupo de profesionales que conservan el espíritu de la acrobacia tradicional y le agregan además un toque artístico nuevo. En los últimos 50 años, este grupo a sido muy activo en la escena internacional, visitando más de 40 países y regiones de todos los continentes, incluyendo Estados Unidos, Inglaterra, Japón, Francia, Rusia, entre otros.